Salmos

Salmo 98 (97)
12Las ideas que desarrolla este “Himno a la realeza del Señor” (Sal. 47; 93; 96 - 97; 99) son muy afines con las del Salmo 96, y su fuente de inspiración es también Is. 40 - 66.
INVITACIÓN A PROCLAMAR LA REALEZA DEL SEÑOR
1 Salmo.
1 Canten al Señor un canto nuevo,
1 porque él hizo maravillas:
1 su mano derecha y su santo brazo
1 le obtuvieron la victoria.
2 El Señor manifestó su victoria,
2 reveló su justicia a los ojos de las naciones:
3 se acordó de su amor y su fidelidad
3 en favor del pueblo de Israel.
3 Los confines de la tierra han contemplado
3 el triunfo de nuestro Dios.
4 Aclame al Señor toda la tierra,
4 prorrumpan en cantos jubilosos.
5 Canten al Señor con el arpa
5 y al son de instrumentos musicales;
6 con clarines y sonidos de trompeta
6 aclamen al Señor, que es Rey.
7 Resuene el mar y todo lo que hay en él,
7 el mundo y todos sus habitantes;
8 aplaudan las corrientes del océano,
8 griten de gozo las montañas al unísono.
9 Griten de gozo delante del Señor,
9 porque él viene a gobernar la tierra:
9 él gobernará al mundo con justicia,
9 y a los pueblos con rectitud.
Salmo 98 (97)
9Las ideas que desarrolla este “Himno a la realeza del Señor” (Sal. 47; 93; 96 - 97; 99) son muy afines con las del Salmo 96, y su fuente de inspiración es también Is. 40 - 66.
HIMNO AL SEÑOR, REY JUSTO Y SANTO
La realeza universal del Señor
1 ¡El Señor reina! Tiemblan los pueblos.
1 Él tiene su trono sobre los querubines:
1 la tierra vacila.
2 ¡Grande es el Señor en Sión!
3 Él se alza sobre todas las naciones.
3 Alaben tu Nombre grande y temible.
3 ¡Santo es el Señor!
El Señor, rey de justicia
4 Tú eres el rey poderoso que ama la justicia,
4 tú has establecido lo que es recto,
4 tú ejerces sobre Jacob el derecho y la justicia.
5 Glorifiquen al Señor, nuestro Dios,
5 adórenlo ante el estrado de sus pies.
5 ¡Santo es el Señor!
El Señor, legislador de su Pueblo
6 Moisés y Aarón, entre sus sacerdotes,
6 y Samuel, entre los que invocaban su Nombre,
6 clamaban al Señor y él les respondía.
7 Dios les hablaba desde la columna de nube;
7 ellos observaban sus mandamientos
7 y los preceptos que les había dado.
8 Señor, nuestro Dios, tú les respondías;
8 tú eras para ellos un Dios indulgente,
8 pero te vengabas de sus malas acciones.
9 Glorifiquen al Señor, nuestro Dios,
9 y adórenlo en su santa Montaña:
9 el Señor, nuestro Dios, es santo.
« Anterior | Siguiente »