Salmos

Salmo 59 (58)
12Este Salmo es la súplica de un hombre perseguido y acusado injustamente. Seguro de su inocencia (v. 5), el salmista pide que sus enemigos sean exterminados (v. 12), para que se ponga de manifiesto el justo gobierno de Dios sobre el mundo (v. 14). El odio y la crueldad de los perseguidores (vs. 7-8, 15-16) explican de alguna manera la violencia de ciertos sentimientos expresados en el Salmo.
PLEGARIA DE UN INOCENTE PERSEGUIDO
1 Del maestro de coro. “No destruyas”. De David. Mictán. Cuando Saúl dio orden de vigilar su casa para matarlo.
Invocación y descripción del peligro
2 Líbrame de mis enemigos, Dios mío,
2 defiéndeme de los que se levantan contra mí;
3 líbrame de los que hacen el mal
3 y sálvame de los hombres sanguinarios.
4 Mira cómo me están acechando:
4 los poderosos se conjuran contra mí;
4 sin rebeldía ni pecado de mi parte, Señor,
5 sin culpa mía, se disponen para el ataque.
5 Despierta, ven a mi encuentro y observa,
6 Señor de los ejércitos, Dios de Israel:
6 levántate para castigar a las naciones,
6 no tengas compasión de los traidores. Pausa
7 Vuelven al atardecer, aullando como perros,
7 y recorren la ciudad.
8 Mira cómo sueltan sus lenguas,
8 hay puñales en sus labios,
8 y dicen: “¿Quién nos va a oír?”.
Expresión de confianza en Dios
9 Pero tú, Señor, te ríes de ellos
9 y te burlas de todos los paganos.
10 Yo miro hacia ti, fuerza mía,
10 porque Dios es mi baluarte;
11 él vendrá a mi encuentro con su gracia
11 y me hará ver la derrota de mis enemigos.
Imprecación contra los enemigos
12 Quítales la vida, Dios mío,
12 y que mi pueblo no lo olvide:
12 dispérsalos y derríbalos con tu poder,
12 tú, Señor, que eres nuestro escudo.
13 Cada palabra que pronuncian
13 es un pecado en su boca;
13 ¡queden atrapados en su orgullo,
13 por las blasfemias y mentiras que profieren!
14 Extermínalos con tu furor,
14 extermínalos y que no existan más:
14 así se sabrá que Dios gobierna en Israel
14 y hasta los confines de la tierra. Pausa
15 Vuelven al atardecer, aullando como perros,
15 y recorren la ciudad:
16 vagan en busca de comida;
16 mientras no se sacian, siguen ladrando.
Promesa de acción de gracias
17 Pero yo cantaré tu poder,
17 y celebraré tu amor de madrugada,
17 porque tú has sido mi fortaleza
17 y mi refugio en el peligro.
18 ¡Yo te cantaré, fuerza mía,
18 porque tú eres mi baluarte,
18 Dios de misericordia!
« Anterior | Siguiente »