Salmos

Salmo 20 (19)
15Ante la inminencia del combate, la comunidad congregada en el Templo (v. 3) implora la protección divina y la victoria del rey (vs. 2-6). Como era habitual en esas circunstancias (1 Sam. 7. 7-10), un sacrificio acompañaba a la súplica (v. 4). La segunda parte del Salmo (vs. 7-9) es un oráculo pronunciado en nombre del Señor, que anuncia la victoria a su Ungido.
ORACIÓN POR EL REY
1 Del maestro de coro. Salmo de David.
Súplica para alcanzar la victoria
2 El Señor te haga triunfar
2 en el momento del peligro,
2 que el nombre del Dios de Jacob sea tu baluarte.
3 Que él te auxilie desde su Santuario
3 y te proteja desde Sión;
4 que se acuerde de todas tus ofrendas
4 y encuentre aceptables tus holocaustos. Pausa
5 Que satisfaga todos tus deseos
5 y cumpla todos tus proyectos,
6 para que aclamemos tu victoria
6 y alcemos los estandartes
6 en nombre de nuestro Dios.
6 ¡Que el Señor te conceda todo lo que pides!
Seguridad de alcanzar la victoria
7 Ahora sé que el Señor
7 ha dado la victoria a su Ungido,
7 lo ha hecho triunfar desde su santo cielo
7 con las proezas de su mano salvadora.
8 Unos se fían de sus carros y otros de sus caballos,
8 pero nuestra fuerza está en el nombre
8 de nuestro Dios.
9 Ellos tropezaron y cayeron,
9 mientras nosotros nos mantuvimos erguidos
9 y confiados.
10 ¡Señor, concede la victoria al rey,
10 escúchanos cuando te invocamos!
« Anterior | Siguiente »