Salmos

Salmo 133 (132)
18Este delicado poema es un elogio de la convivencia fraternal, tanto en la intimidad de la familia como en la comunidad nacional y religiosa. Las grandes fiestas anuales -cuando toda la comunidad de Israel se congregaba en el monte Sión- eran la ocasión más propicia para intensificar los vínculos fraternales entre los miembros del Pueblo de Dios. De allí la inserción de este Salmo en el grupo de los “Cantos de peregrinación”.
EL GOZO DE LA UNIÓN FRATERNAL
1 Canto de peregrinación. De David.
1 ¡Qué bueno y agradable
1 es que los hermanos vivan unidos!
2 Es como el óleo perfumado sobre la cabeza,
2 que desciende por la barba
2 –la barba de Aarón–
2 hasta el borde de sus vestiduras.
3 Es como el rocío del Hermón
3 que cae sobre las montañas de Sión.
3 Allí el Señor da su bendición,
3 la vida para siempre.
« Anterior | Siguiente »