Salmos

Salmo 117 (116)
19En este Salmo - el más breve del Salterio - todas las naciones son invitadas a alabar al Dios de Israel (v. 1), por el inmenso amor que tiene hacia su Pueblo (v. 2). Estos dos elementos definen el “universalismo” del Antiguo Testamento en sus rasgos más esenciales, al poner de manifiesto la función mediadora de Israel en la salvación de todos los pueblos.
Himno de alabanza
1 ¡Alaben al Señor, todas las naciones,
1 glorifíquenlo, todos los pueblos!
2 Porque es inquebrantable su amor por nosotros,
2 y su fidelidad permanece para siempre.
2 ¡Aleluya!
« Anterior | Siguiente »