Carta a los Romanos

Saludo inicial
1
1 1 1 Carta de Pablo, servidor de Jesucristo, llamado para ser Apóstol, y elegido para anunciar la Buena Noticia de Dios, 2 que él había prometido por medio de sus Profetas en las Sagradas Escrituras, 3 acerca de su Hijo, Jesucristo, nuestro Señor,
3 nacido de la estirpe de David
3 según la carne,
4 y constituido Hijo de Dios con poder
4 según el Espíritu santificador,
4 por su resurrección de entre los muertos.
5 Por él hemos recibido la gracia y la misión apostólica,
5 a fin de conducir a la obediencia de la fe,
5 para gloria de su Nombre,
5 a todos los pueblos paganos,
6 entre los cuales se encuentran también ustedes,
6 que han sido llamados por Jesucristo.
7 A todos los que están en Roma,
7 amados de Dios, llamados a ser santos,
7 llegue la gracia y la paz,
7 que proceden de Dios, nuestro Padre,
7 y del Señor Jesucristo.
Acción de gracias y súplica
8 En primer lugar, doy gracias a mi Dios por medio de Jesucristo, a causa de todos ustedes, porque su fe es alabada en el mundo entero. 9 Dios, a quien tributo un culto espiritual anunciando la Buena Noticia de su Hijo, es testigo de que yo los recuerdo constantemente, 10 pidiendo siempre en mis oraciones que pueda encontrar, si Dios quiere, la ocasión favorable para ir a visitarlos. 11 Porque tengo un gran deseo de verlos, a fin de comunicarles algún don del Espíritu que los fortalezca, 12 mejor dicho, a fin de que nos reconfortemos unos a otros, por la fe que tenemos en común. 13 Hermanos, quiero que sepan que muchas veces intenté visitarlos para recoger algún fruto también entre ustedes, como lo he recogido en otros pueblos paganos; pero hasta ahora no he podido hacerlo. 14 Yo me debo tanto a los griegos como a los que no lo son, a los sabios como a los ignorantes. 15 De ahí mi ardiente deseo de anunciarles la Buena Noticia también a ustedes, los que habitan en Roma.
LA SALVACIÓN POR LA FE EN JESUCRISTO
15Pablo resume en pocas palabras el tema central de su Carta a los Romanos: el Evangelio anuncia y hace presente la obra que Dios ha realizado en Jesucristo para la salvación del mundo (1. 16-17). Pero antes de entrar de lleno en este tema, y con el fin de poner de manifiesto la absoluta impotencia del hombre para salvarse por sus propias fuerzas, él traza un cuadro pesimista de la sociedad, sometida a la esclavitud del pecado. Fuera de Cristo, la humanidad entera –judíos y paganos– se debate en un callejón sin salida. «Todos han pecado y están privados de la gloria de Dios» (3. 23). Nadie es justo delante del Señor. Ni siquiera la Ley de Moisés es capaz de remediar esta situación, ya que ella «se limita a hacernos conocer el pecado» (3. 20), sin darnos la gracia para poder evitarlo.
15La única salida es Jesucristo, el nuevo Adán. Lo que no podían lograr ni la Ley ni el esfuerzo personal, lo hizo Dios enviando a su Hijo, «el cual fue entregado por nuestros pecados y resucitado para nuestra justificación» (4. 25). Sólo podemos llegar a ser «justos» aceptando la salvación que Dios nos ofrece gratuitamente por medio de Cristo. De allí la necesidad de la fe, que es una entrega filial y confiada a Dios, el único autor de nuestra salvación. Por la fe en Cristo muerto y resucitado, Dios justifica al pecador, lo libera del pecado y lo reconcilia con él (5. 10). La justicia recibida por la fe es un don gratuito, del que nadie puede enorgullecerse (3. 27), y el comienzo de una nueva vida, fundada en la gracia de Dios. Una vez que hemos sido justificados, mediante el Bautismo, debemos considerarnos «muertos al pecado y vivos para Dios» (6. 11), y obrar en conformidad con la Ley del Espíritu que da la vida (8. 1-12). En consecuencia, las «obras» no son la «causa» de la justificación, sino el «fruto» de la misma.
El tema de la Carta
16 Yo no me avergüenzo del Evangelio, porque es el poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos en primer lugar, y después de los que no lo son. 17 En el Evangelio se revela la justicia de Dios, por la fe y para la fe, conforme a lo que dice la Escritura: El justo vivirá por la fe.
Los paganos, objeto de la ira divina
18 En efecto, la ira de Dios se revela desde el cielo contra la impiedad y la injusticia de los hombres, que por su injusticia retienen prisionera la verdad. 19 Porque todo cuanto se puede conocer acerca de Dios está patente ante ellos: Dios mismo se lo dio a conocer, 20 ya que sus atributos invisibles –su poder eterno y su divinidad– se hacen visibles a los ojos de la inteligencia, desde la creación del mundo, por medio de sus obras. Por lo tanto, aquellos no tienen ninguna excusa: 21 en efecto, habiendo conocido a Dios, no lo glorificaron ni le dieron gracias como corresponde. Por el contrario, se extraviaron en vanos razonamientos y su mente insensata quedó en la oscuridad. 22 Haciendo alarde de sabios se convirtieron en necios, 23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por imágenes que representan a hombres corruptibles, aves, cuadrúpedos y reptiles.
La corrupción y el castigo de los paganos
24 Por eso, dejándolos abandonados a los deseos de su corazón, Dios los entregó a una impureza que deshonraba sus propios cuerpos, 25 ya que han sustituido la verdad de Dios por la mentira, adorando y sirviendo a las criaturas en lugar del Creador, que es bendito eternamente. Amén.
26 Por eso, Dios los entregó también a pasiones vergonzosas: sus mujeres cambiaron las relaciones naturales por otras contrarias a la naturaleza. 27 Del mismo modo, los hombres, dejando la relación natural con la mujer, ardieron en deseos los unos por los otros, teniendo relaciones deshonestas entre ellos y recibiendo en sí mismos la retribución merecida por su extravío.
28 Y como no se preocuparon por reconocer a Dios, él los entregó a su mente depravada para que hicieran lo que no se debe. 29 Están llenos de toda clase de injusticia, iniquidad, ambición y maldad; colmados de envidia, crímenes, peleas, engaños, depravación, difamaciones. 30 Son detractores, enemigos de Dios, insolentes, arrogantes, vanidosos, hábiles para el mal, rebeldes con sus padres, 31 insensatos, desleales, insensibles, despiadados. 32 Y a pesar de que conocen el decreto de Dios, que declara dignos de muerte a los que hacen estas cosas, no sólo las practican, sino que también aprueban a los que las hacen.
« Anterior | Siguiente »

« Libro anterior: Hechos de los Apóstoles