Ester: suplementos griegos

1
1 Antes de Est. 1. 1
El sueño de Mardoqueo
1 El segundo año de Artajerjes el Grande, el primer día del mes de Nisán, Mardoqueo, hijo de Jaír, hijo de Semei, hijo de Quis, de la tribu de Benjamín, tuvo un sueño. 2 Mardoqueo era un judío residente en la ciudad de Susa, un personaje importante, que desempeñaba un cargo en la corte real. 3 Él pertenecía al grupo de los deportados que Nabucodonosor, rey de Babilonia, había llevado cautivos desde Jerusalén, con Jeconías, rey de Judá.
4 Mardoqueo soñó lo siguiente: había gritos y estruendo, truenos, terremotos y agitación sobre la tierra. 5 De pronto avanzaron dos enormes dragones, ambos dispuestos a luchar, y lanzaron un gran rugido. 6 Al oír el rugido, cada nación se preparó para el combate, a fin de hacer la guerra a la nación de los justos. 7 ¡Era un día de oscuridad y tinieblas! Había tribulación y angustia, aflicción y una gran agitación sobre la tierra. 8 Toda la nación de los justos se estremeció: aterrorizados por su desgracia, ellos se dispusieron a perecer y clamaron a Dios. 9 De su clamor, como de una pequeña fuente, surgió un gran río de aguas caudalosas. 10 Brilló una luz y despuntó el sol. Entonces los humildes fueron exaltados y devoraron a los grandes.
11 Al despertar, Mardoqueo, que intuyó en este sueño lo que Dios había resuelto hacer, estuvo pensando en él hasta la noche y trataba de comprenderlo en todos sus detalles.
El descubrimiento de la conspiración contra el rey Artajerjes
12 Luego Mardoqueo se puso a descansar un rato en la corte, junto con Gabazá y Zarra, los dos eunucos del rey que la custodiaban. 13 Al oírlos conversar, trató de averiguar sus maquinaciones, y se enteró de que preparaban un atentado contra el rey Artajerjes. Entonces los denunció al rey. 14 Este hizo interrogar a los dos eunucos, y una vez que ellos confesaron, fueron ejecutados. 15 El rey mandó escribir estos hechos en las Crónicas, y también Mardoqueo los consignó por escrito. 16 Además, el rey otorgó a Mardoqueo un cargo en la corte y lo recompensó con regalos. 17 Pero Amán, el agaguita, que gozaba de gran prestigio ante el rey, buscó la manera de perjudicar a Mardoqueo y a su pueblo por lo que había pasado con los dos eunucos del rey.
« Anterior | Siguiente »

« Libro anterior: Segundo Libro de las Crónicas