Sofonías

Título
1
1 Palabra del Señor dirigida a Sofonías, hijo de Cusí, hijo de Guedalías, hijo de Amarías, hijo de Ezequías, en tiempos de Josías, hijo de Amón, rey de Judá.
1EL DÍA DEL SEÑOR
1A pesar de sus idolatrías (1. 4-5) e injusticias (1. 9), el pueblo de Judá vive tranquilo, pensando que el Señor no puede hacer nada, “ni bien ni mal” (1. 12). Sofonías reacciona enérgicamente y recuerda que Dios intervendrá a su tiempo en forma irrevocable. Esa intervención tendrá lugar en el “Día del Señor”, que el profeta describe como un solemne sacrificio ritual ofrecido por el mismo Dios. Aquel “Día” será una especie de vuelta al caos original, del que saldrá una creación purificada y renovada.
El juicio de Dios: contra toda la tierra
2 Yo lo arrasaré todo
2 de la superficie de la tierra
2 –oráculo del Señor–.
3 Arrasaré a los hombres y a las bestias,
3 arrasaré a los pájaros del cielo
3 y a los peces del mar;
3 haré caer a los malvados
3 y extirparé a los hombres
3 de la superficie de la tierra
3 –oráculo del Señor–.
Contra los cultos extranjeros
4 Extenderé mi mano contra Judá
4 y contra todos los habitantes de Jerusalén;
4 extirparé de este lugar
4 todo lo que queda de Baal,
4 el nombre de sus ministros
4 y a los sacerdotes junto con ellos.
5 Exterminaré a los que se postran en las terrazas
5 ante el Ejército de los cielos,
5 a los que se postran delante del Señor
5 y juran por Milcóm,
6 a los que se apartan del Señor,
6 a los que no lo buscan
6 ni lo consultan.
7 ¡Silencio delante del Señor,
7 porque el Día del Señor está cerca!
7 Sí, el Señor ha preparado un sacrificio
7 y ha consagrado a sus invitados.
Contra los dignatarios de la corte
8 El día del sacrificio del Señor,
8 yo pediré cuenta a los jefes y a los hijos del rey,
8 y a todos los que se visten a la moda extranjera.
9 Aquel día pediré cuenta
9 a todos los que saltan por encima del umbral,
9 a los que llenan de violencia y de fraude
9 la casa de su señor.
Contra los mercaderes de Jerusalén
10 Aquel día –oráculo del Señor–
10 se oirá un clamor desde la puerta de los Peces,
10 un alarido desde la Ciudad nueva
10 y un gran estruendo desde las colinas.
11 Giman, habitantes del Mortero,
11 porque todos los mercaderes han sido aniquilados,
11 y han sido extirpados todos los que pesan la plata.
Contra los escépticos
12 En aquel tiempo
12 yo escudriñaré con lámparas a Jerusalén
12 y pediré cuenta a los hombres
12 que se sientan sobre sus heces,
12 los que dicen en su corazón:
12 “El Señor no hace ni bien ni mal”.
13 Entonces, su riqueza será entregada al saqueo
13 y sus casas, a la desolación;
13 construirán casas y no las habitarán,
13 plantarán viñas y no beberán su vino.
El Día de la ira del Señor
14 ¡Está cerca el gran Día del Señor!
14 ¡Está cerca y llega rápidamente!
14 ¡Qué amargo es el clamor del Día del Señor!
14 ¡Hasta el valeroso lanza un grito estridente!
15 ¡Día de ira será aquel día,
15 día de angustia y aflicción,
15 día de ruina y desolación,
15 día de tinieblas y oscuridad,
15 día nublado y de sombríos nubarrones,
16 día de sonidos de trompeta
16 y de gritos de guerra
16 contra las ciudades fortificadas
16 y contra las almenas elevadas!
17 Yo llenaré a los hombres de angustia,
17 y ellos caminarán como ciegos,
17 porque han pecado contra el Señor;
17 su sangre será derramada como polvo
17 y sus entrañas, como estiércol:
18 ni su plata ni su oro
18 podrán librarlos.
18 En el Día de la ira del Señor
18 y por el fuego de sus celos,
18 será devorada toda la tierra;
18 porque él hará un terrible exterminio
18 de todos los habitantes de la tierra.
« Anterior | Siguiente »

« Libro anterior: Habacuc