Nahúm

Título
1
1 Oráculo sobre Nínive. Libro de la visión de Nahúm de Elcós.
1LA IRA DEL SEÑOR
1El oráculo de Nahúm comienza con un Salmo alfabético interrumpido después de la undécima letra, que evoca, a la manera de Sal. 18. 8-16, la lucha de Dios contra el caos y sus grandes proezas puestas de manifiesto en el Diluvio, en el Éxodo y en el Sinaí. En este oráculo se proclama la justicia y la omnipotencia de Dios, que “aniquila a los que se rebelan contra él” (1. 8), pero a la vez “es lento para enojarse” y “bueno con los que esperan en él” (1. 3, 7). A ese poema siguen una serie de sentencias proféticas que contraponen el castigo de Asiria y la salvación de Israel.
1Alef 2 El señor es un Dios celoso y vengador,
2el Señor es vengador e irascible.
2El Señor se venga de sus adversarios
2y guarda rencor a sus enemigos.
3 El señor es lento para enojarse,
1pero es grande en poder
1y no deja a nadie impune.
1Bet Él camina en la tempestad y el huracán,
1la nube es el polvo de sus pies.
1Guímel4 Él increpa al mar y lo seca,
1y agota todos los ríos;
1Dáletel Basán y el Carmelo languidecen,
1se marchita el verdor del Líbano.
1He 5 Las montañas tiemblan ante él,
1se deshacen las colinas;
1Vauen su presencia se hunde la tierra, el mundo y todos sus habitantes.
1Zain 6 ¿ Quién se mantendrá de pie ante su furor?
1 ¿Quién resistirá al ardor de su ira?
1Het Su furia se derrama como fuego,
1y las rocas se parten ante él.
1Tet 7 El Señor es bueno con los que esperan en él,
1es un refugio en el día de la angustia;
1Iodreconoce a los que confían en él
8 cuando pasa la inundación;
1an iquila a los que se rebelan contra él
1Caf y persigue a sus enemigos en las tinieblas.
A los jefes de Judá
1
9 ¿Que traman ustedes contra el Señor ?
9 Él aniquila por completo,
9 y la calamidad no se repetirá dos veces.
10 Como un manojo de espinas enmarañadas,
10 como la paja seca,
10 ellos serán completamente devorados.
A Nínive
11 De ti ha salido
11 el que trama el mal contra el Señor,
11 el que concibe planes siniestros.
A Judá
12 Así habla el Señor:
12 Por compactos y numerosos que sean,
12 ellos serán talados y desaparecerán.
12 Aunque yo te humillé,
12 ya no volveré a humillarte.
13 Ahora quebraré el yugo que pesa sobre ti
13 y romperé tus ataduras.
Al rey de Nínive
14 El Señor decreta contra ti:
14 Ninguna descendencia perpetuará tu nombre;
14 extirparé del templo de tus dioses
14 las imágenes esculpidas y fundidas,
14 y haré de tu sepulcro una ignominia.
« Anterior | Siguiente »

« Libro anterior: Miqueas