Amós

Título
1
1 Palabras de Amós, uno de los pastores de Técoa. Esto es lo que vio acerca de Israel en tiempos de Ozías, rey de Judá, y en tiempos de Jeroboám, hijo de Joás, rey de Israel, dos años antes del terremoto.
Prólogo
2 Él dijo:
2 El Señor ruge desde Sión
2 y desde Jerusalén hace oír su voz:
2 los campos de pastoreo están desolados
2 y se ha secado la cumbre del Carmelo.
ORÁCULOS CONTRA LAS NACIONES VECINAS Y CONTRA EL REINO DE ISRAEL
2El libro de Amós comienza con una serie de oráculos contra las naciones, que presentan una estructura literaria uniforme. El profeta va recorriendo sucesivamente las fronteras de Israel, del norte al oeste y del sur al este. Como estos oráculos fueron pronunciados en el marco de una asamblea litúrgica, los oyentes debieron escuchar con satisfacción a aquel profeta desconocido, que lanzaba una terrible invectiva contra sus enemigos. Pero Amós, dando un giro sorprendente a sus palabras, termina con una sentencia de condenación contra Israel.
2El Dios que habla en estos oráculos no es un dios local o nacional. Es el Señor de la historia, que llama a juicio a las naciones y las condena de manera irrevocable por haber quebrantado un orden elemental de convivencia humana. Estos pueblos son enjuiciados por sus crímenes contra la humanidad: atrocidades en la guerra, deportaciones masivas, comercio de esclavos, ruptura de los pactos internacionales y absoluto desprecio por la vida. Pero el pecado de Israel es más grave aún, porque él no ha sabido responder al Dios que lo liberó de la esclavitud y no dejó de hablarle por medio de los Profetas (2. 9-11).
Contra Damasco
3 Así habla el Señor:
3 Por tres crímenes de Damasco, y por cuatro,
3 no revocaré mi sentencia.
3 Porque trillaron a Galaad con trilladoras de hierro,
4 yo enviaré fuego contra la casa de Jazael,
4 y él consumirá los palacios de Ben Hadad;
5 haré saltar el cerrojo de Damasco,
5 extirparé de Bicat Aven a los habitantes
5 y de Bet Eden al que empuña el cetro,
5 y el pueblo de Arám será deportado a Quir,
5 dice el Señor.
Contra Gaza y Filistea
6 Así habla el Señor:
6 Por tres crímenes de Gaza, y por cuatro,
6 no revocaré mi sentencia.
6 Porque deportaron poblaciones enteras
6 para entregarlas a Edóm,
7 yo enviaré fuego contra los muros de Gaza
7 y él consumirá sus palacios;
8 extirparé de Asdod a los habitantes,
8 y de Ascalón al que empuña el cetro;
8 volveré mi mano contra Edóm,
8 y el resto de los filisteos perecerá,
8 dice el Señor.
Contra Tiro y los fenicios
9 Así habla el Señor:
9 Por tres crímenes de Tiro, y por cuatro,
9 no revocaré mi sentencia.
9 Porque entregaron a Edóm poblaciones enteras de cautivos,
9 sin acordarse de una alianza entre hermanos,
10 yo enviaré fuego contra los muros de Tiro
10 y él consumirá sus palacios.
Contra Edóm
11 Así habla el Señor:
11 Por tres crímenes de Edóm, y por cuatro,
11 no revocaré mi sentencia.
11 Porque persiguió a su hermano con la espada
11 y ahogó todo sentimiento de piedad;
11 porque conserva su enojo para siempre
11 y mantiene incesantemente su furor,
12 yo enviaré fuego contra Temán
12 y él consumirá los palacios de Bosrá.
Contra Amón
13 Así habla el Señor:
13 Por tres crímenes de los amonitas, y por cuatro,
13 no revocaré mi sentencia.
13 Porque abrieron el vientre de las embarazadas de Galaad,
13 a fin de ensanchar su propio territorio,
14 yo incendiaré los muros de Rabá
14 y el fuego consumirá sus palacios,
14 entre gritos de guerra, en un día de combate,
14 entre la borrasca, en un día de tempestad;
15 y su rey irá al cautiverio,
15 junto con todos sus oficiales,
15 dice el Señor.
« Anterior | Siguiente »

« Libro anterior: Joel