Primer Libro de Samuel

El cántico de Ana
2
Is 61,10
Lc 1,46
Referencias versículo 11 Entonces Ana pronunció este cántico:
Is 61,10
Lc 1,46
Referencias versículo 11 «Mi corazón se alegra con Yavé,
Is 61,10
Lc 1,46
Referencias versículo 11 llena de fuerza me siento con Yavé;
Is 61,10
Lc 1,46
Referencias versículo 11 ya puedo responder a quienes me ofendían
Is 61,10
Lc 1,46
Referencias versículo 11 porque me salvaste, y soy feliz.
Éx 15,11
Is 64,3
Referencias versículo 22 No hay otro Santo que Yavé,
Éx 15,11
Is 64,3
Referencias versículo 22 nadie hay fuera de ti
Éx 15,11
Is 64,3
Referencias versículo 22 ni otra roca fuera de nuestro Dios.
3 Basta de palabras altaneras,
3 no salga más la arrogancia de sus bocas.
3 Yavé es un Dios que todo lo sabe,
3 él es quien pesa las acciones.
3 4 Se rompe el arco de los poderosos,
3 pero de fuerza se ciñen los débiles.
Sal 113,9
Referencias versículo 55 Los satisfechos trabajan por un pan,
Sal 113,9
Referencias versículo 55 pero los hambrientos ahora descansan;
Sal 113,9
Referencias versículo 55 la que era estéril tiene siete partos,
Sal 113,9
Referencias versículo 55 otra, con muchos hijos, queda sola;
Dt 32,39
Os 6,1
Sal 30,4
Referencias versículo 66 Yavé da muerte y vida,
Dt 32,39
Os 6,1
Sal 30,4
Referencias versículo 66 hace bajar al lugar de los muertos
Dt 32,39
Os 6,1
Sal 30,4
Referencias versículo 66 y hace que de allí vuelvan.
7 Yavé empobrece y enriquece,
7 El humilla, pero luego levanta.
Sal 75,4
Job 38,6
Pro 8,29
Referencias versículo 88 Saca del polvo al pequeño
Sal 75,4
Job 38,6
Pro 8,29
Referencias versículo 88 y retira al pobre del estiércol
Sal 75,4
Job 38,6
Pro 8,29
Referencias versículo 88 para que se siente entre los grandes
Sal 75,4
Job 38,6
Pro 8,29
Referencias versículo 88 y para darle un trono de gloria.
Sal 75,4
Job 38,6
Pro 8,29
Referencias versículo 88 De Yavé son la tierra y sus columnas,
Sal 75,4
Job 38,6
Pro 8,29
Referencias versículo 88 sobre ellas el mundo estableció.
9 Él guía los pasos de sus fieles,
9 pero los malos desaparecen en las tinieblas:
9 pues no por la fuerza triunfa el hombre.
10 ¡Cuando truena en los cielos el Altísimo,
10 los que odian a Yavé son aplastados!
10 Yavé manda hasta el confín del mundo:
10 da la fuerza a su Rey
10 y hace invencible a su Ungido».
11 Elcana se volvió a su casa en Ramá, y el niño se quedó al servicio de Yavé, bajo la custodia del sacerdote Helí.
La historia de Helí
12 Los hijos de Helí eran unos desalmados que no respetaban a Yavé 13 ni la ley de los sacerdotes con respecto al pueblo. Cuando alguien ofrecía un sacrificio, venía el sirviente del sacerdote mientras se estaba cociendo la carne y con un tenedor de tres dientes 14 picaba en el caldero, o en la olla, o en el cántaro o en la vasija, y todo lo que picaba el tenedor era para el sacerdote. Así se hacía con todos los israelitas que iban a Silo. 15 Incluso antes de que se quemara la grasa, llegaba el sirviente del sacerdote y decía al que estaba ofreciendo el sacrificio: «Dame carne para asársela al sacerdote, él no aceptará carne cocida, sino únicamente carne para asarla».
Lev 3,3
Referencias versículo 1616 Y si alguien le respondía: «Espera primero a que se queme la grasa, luego toma lo que quieras», le replicaba: «¡No, tienes que dármelo en seguida, si no lo tomaré a la fuerza!» 17 El pecado de esos jóvenes era muy grande a los ojos de Yavé porque desacreditaban la ofrenda que se hace a Yavé.
18 Samuel era todavía un niño, estaba al servicio de Yavé y llevaba una vestimenta de lino.
1Sam 22,18
2Sam 6,14
Referencias versículo 1919 Su madre le confeccionaba todos los años una pequeña túnica que le llevaba cuando subía con su marido para el sacrificio anual. 20 En una de esas ocasiones Helí bendijo a Elcana y a su mujer: «Yavé, le dijo, te dé hijos de esta mujer a cambio del hijo que ella consagró a Yavé». Después de lo cual regresaron a su casa. 21 Yavé se acordó de Ana: concibió y dio a luz tres hijos y dos hijas. Samuel mientras tanto crecía bajo la mirada de Yavé.
Éx 38,8
Referencias versículo 2222 Helí era muy viejo. Supo lo mal que se portaban sus hijos ante todo Israel, pues se acostaban con las mujeres que estaban de servicio a la entrada de la Tienda de las Citas. 23 Les dijo: «¿Por qué se portan así? Todo el mundo me habla de sus fechorías. 24 ¡No, hijos míos! Lo que oigo no es nada de bueno: ustedes pecan contra Yavé. 25 Si un hombre peca contra otro hombre, Dios hará de mediador, pero si uno peca contra Yavé, ¿quién intercederá por él?» Sin embargo no hicieron caso a los consejos de su padre, pues Yavé ya había decidido su perdición.
Lc 2,52
Referencias versículo 2626 Samuel mientras tanto día a día crecía y progresaba tanto a los ojos de Yavé como a los de los hombres.
27 Un hombre de Dios fue a ver a Helí y le dijo: «Escucha esta palabra de Yavé: Me di a conocer claramente a la casa de tu padre cuando estaban en Egipto a las órdenes del Faraón. 28 Lo elegí entre todas las tribus de Israel para que fuera mi sacerdote, para que subiera a mi altar, quemara el incienso y llevara el efod delante de mí. Le di a la casa de tu padre todas las ofrendas que los Israelitas sacrifican por medio del fuego. 29 ¿Por qué ahora desacreditan los sacrificios y las ofrendas que he ordenado en mi casa? Has tenido más miramientos con tus hijos que conmigo y has dejado que engorden con lo mejor de las ofrendas que presenta mi pueblo de Israel.
Sal 18,26
Referencias versículo 3030 Por eso, esto dice Yavé, el Dios de Israel: Yo había declarado que tu casa, la de tu padre, permanecería para siempre a mi servicio. ¡Pero ahora, dice Yavé, se acabó! Porque honro a los que me honran, pero los que me desprecian serán menospreciados. 31 Vendrá un día en que te romperé los brazos a ti y a la familia de tu padre, y ya no habrá más viejos en tu casa. 32 Verás todo el bien que haré a Israel, mientras que tu morada quedará sumergida en la angustia: nunca más se verá en ella gente de edad.
Lev 26,16
Referencias versículo 3333 Haré que permanezca siempre cerca de mi altar uno de tus descendientes para que lo vean sus ojos y sea humillado, pero todos los demás que nazcan en tu casa perecerán por la espada de los hombres. 34 Tú mismo tendrás una señal de lo que sucederá: tus dos hijos, Jofni y Finjas, morirán ambos el mismo día.
Núm 25,12
1Re 2,26
Referencias versículo 3535 Haré que surja un sacerdote fiel que actuará según mi corazón y según mi alma; le haré una casa inamovible y cumplirá siempre su cargo bajo la mirada de aquel que he elegido. 36 Los que queden de tu casa vendrán a arrodillarse ante él por una monedita o por un mendrugo de pan y dirán: Dame, por favor, algún cargo en el sacerdocio para tener un pedazo de pan que comer».
« Anterior | Siguiente »