Primer Libro de Samuel

29
1 Los filisteos concentraron todas sus fuerzas en Afec; los israelitas, por su parte, acampaban al lado de la fuente que está en la llanura de Yizreel. 2 Los jefes de los filisteos desfilaban con sus compañías de cien y de mil; David y sus hombres iban a la retaguardia con Aquis. 3 Los jefes de los filisteos preguntaron a Aquis: «¿Quiénes son esos hebreos?» Aquis les respondió: «Pero si es David, el servidor de Saúl rey de Israel. Hace ya mucho tiempo, tal vez dos años, que está conmigo y nunca he tenido que quejarme de él desde que se pasó a mi lado».
4 Pero los jefes de los filisteos se enojaron con Aquis y le dijeron: «¡Despide a ese hombre y que vuelva al lugar de donde vino! Que no venga con nosotros a la batalla pues bien podría volverse en contra nuestra. ¿De qué otra manera podría comprar el perdón de su amo sino con las cabezas de nuestros hombres? 5 ¿No era con respecto a ese David que bailaban y cantaban: Saúl mató mil, pero David, diez mil?» 6 En vista de eso, Aquis llamó a David y le dijo: «Tan cierto como que Yavé vive que tú eres un hombre honrado. Por lo que a mí respecta, me siento feliz de que estés conmigo, porque no has merecido ninguna crítica desde que llegaste hasta ahora, pero eres muy mal visto por los jefes. 7 Regrésate, pues, ándate en paz y no nos indispongamos con los jefes de los filisteos». 8 David dijo a Aquis: «¿Qué he hecho? ¿Qué tienes que criticarle a tu servidor desde que llegué hasta ahora para que no me permitas que combata a los enemigos del rey mi señor?»
9 Aquis respondió a David: «Lo sé, tú nos das tanta seguridad como un ángel de Dios, pero los jefes de los filisteos han decidido que tú no entres al combate con nosotros. 10 Levántate pues muy temprano, tú y los que vinieron contigo, y regresen al lugar que les asigné. No lo tomes a mal, pues sabes que te estimo. Mañana temprano se levantarán rápidamente, y apenas aclare el día, se irán». 11 David y sus hombres se levantaron pues muy de mañana y partieron temprano al país de los filisteos; los filis teos, en cambio, subieron hasta Yizreel.
« Anterior | Siguiente »