Segunda Carta de Juan

1
1 El Anciano, a la Dama Elegida y a sus hijos.
1 Los amo de verdad; y no sólo yo, sino también cuantos han conocido la verdad, 2 a causa de esta misma verdad que permanece en nosotros y estará siempre con nosotros.
3 Reciban gracia, misericordia y paz de parte de Dios Padre y de su Hijo Cristo Jesús, en la verdad y el amor.
4 Me alegré mucho al encontrar algunos hijos tuyos que viven según la verdad, de acuerdo con el mandato que recibimos del Padre. 5 Y ahora te ruego, señora —aunque no te escribo un mandamiento nuevo, sino el que tenemos desde el comienzo—, que nos amemos unos a otros. 6 Y el amor consiste en vivir de acuerdo a sus mandamientos.
6 Este es el mandamiento que oyeron desde el comienzo, y así es como han de vivir.
7 En este mundo se han presentado muchos seductores, que no reconocen a Jesús como el Mesías venido en la carne. En eso mismo se reconoce al impostor y al anticristo. 8 Tengan cuidado, para que no pierdan el fruto de sus trabajos, sino que reciban el pleno salario.
9 El que se aventura y no permanece en la doctrina de Cristo no posee a Dios; el que permanece en la doctrina, ése posee al Padre y al Hijo.
10 Si alguno viene a ustedes y no trae esta doctrina, no lo reciban en sus casas ni le saluden; 11 pues el que le saluda se hace cómplice de sus malas obras.
12 Tendría muchas más cosas que escribirles, pero prefiero no hacerlo por escrito con papel y tinta. Espero ir a verlos y hablarles personalmente, para que nuestro gozo sea completo.
13 Te saludan los hijos de tu hermana Elegida.
« Anterior | Siguiente »

Siguiente Libro: Tercera Carta de Juan
»

« Libro anterior: Primera Carta de Juan