Jueces

Segunda campaña de Gedeón
8
1 Los hombres de Efraín dijeron a Gedeón: «¿Qué nos hiciste? ¡Ni siquiera nos convocaste cuando saliste a pelear con los madianitas!» Y estaban muy enojados con él. 2 Pero Gedeón les respondió: «Toda la vendimia de Abiezer no vale lo que Efraín rebuscó detrás de él. 3 ¿No puso Yavé en las manos de ustedes a los jefes de Madián Oreb y Zeeb? Lo que hice es nada en comparación con eso». Cuando les hubo hablado así, se apaciguó su cólera.
4 Cuando llegaron al Jordán, Gedeón lo atravesó con los trescientos hombres que lo acompañaban, pero estaban agotados por la persecución. 5 Por eso dijeron a la gente de Sucot: «Den, por favor, raciones de pan a la tropa que me acompaña porque mi gente está rendida. Estamos persiguiendo a Zebaj y a Salmuna, los reyes de Madián». 6 Pero los ancianos de Sucot le respondieron: «¿Ya les has atado las manos a Zebaj y a Salmuna? ¿Cómo quieres que demos pan a tus hombres?» 7 Gedeón les respondió: «¡Muy bien! Apenas Yavé ponga en mis manos a Zebaj y a Salmuna, les arrancaré a ustedes la piel con las espinas y cardos del desierto».
8 De allí partió para Penuel y dirigió las mismas palabras a la gente de Penuel. Estos respondieron tal como lo habían hecho los de Sucot. 9 Les replicó a la gente de Penuel: «Cuando vuelva como vencedor, derribaré esa torre».
10 Zebaj y Salmuna estaban en Carcor con un ejército de alrededor de quince mil hombres (eran los sobrevivientes del gran ejército de los hijos de Oriente, pues ya habían caído ciento veinte mil). 11 Gedeón subió por el camino de los Nómades, al este de Nobaj y de Yogboha, y arrasó con ese ejército que se sentía seguro. 12 Zebaj y Salmuna huyeron, pero los persiguió, y apresó a los dos reyes de Madián, Zebaj y Salmuna, en tanto que su ejército era completamente derrotado.
13 Después de la batalla, Gedeón, hijo de Joás, regresó por la subida de Jarés. 14 Allí detuvo a un joven de Sucot y lo interrogó. Este le dio por escrito los nombres de los jefes de Sucot y de los ancianos; en total llegaban a setenta y siete. 15 Gedeón fue a ver a la gente de Sucot y les dijo: «Aquí están Zebaj y Salmuna por cuya causa ustedes se rieron de mí. Ustedes dijeron: «Cuando Zebaj y Salmuna caigan en tus manos, daremos pan a tus hombres fatigados». 16 Entonces juntó a los ancianos de la ciudad, y mandó buscar espinas y cardos del desierto, con los que desgarró a la gente de Sucot.
17 Gedeón derribó la torre de Penuel y masacró a los habitantes de la ciudad. 18 Luego dijo a Zebaj y Salmuna: «¿Cómo eran esos hombres a los que ustedes mataron en el Tabor?» Respondieron: «Se parecían a ti, cada uno tenía el aspecto de un hijo de rey». 19 Gedeón respondió: «¡Eran mis hermanos, los hijos de mi madre! Tan cierto como que Yavé vive que si ustedes los hubieran dejado con vida, yo no los mataría». 20 Entonces ordenó a Jeter, su hijo mayor: «¡Anda y mátalos!» Pero el joven no sacó su espada porque tenía miedo, pues era muy joven. 21 Entonces Zebaj y Salmuna le dijeron: «¡Ven tu mismo y mátanos! A ver si eres hombre y te atreves». Gedeón mató a Zebaj y Salmuna y tomó los adornos en forma de media luna que tenían sus camellos en el cogote.
Esta fue la trampa en que cayó Gedeón
1Sam 8,7
Referencias versículo 2222 Los israelitas dijeron a Gedeón: «Ya que nos libraste de la mano de los madianitas, tú serás nuestro rey, y después de ti, tu hijo y tu nieto». 23 Gedeón les respondió: «Ni yo ni mi hijo reinaremos sobre ustedes: Yavé será su rey».
Éx 32,2
Referencias versículo 2424 Gedeón añadió: «Lo único que les pido es que cada uno de ustedes me dé un anillo de su botín (los vencidos eran Ismaelitas y tenían anillos de oro)».
25 Le dijeron: «Por supuesto que te lo daremos». Extendieron un manto en el suelo y cada uno echó allí un anillo de su botín. 26 El peso de los anillos de oro fue de mil setecientos siclos, sin contar los prendedores, los aros y los trajes de púrpura que llevaban los reyes de Madián; y sin contar tampoco los collares que pendían del cogote de sus camellos. 27 Con todo eso Gedeón se hizo un efod que puso en su ciudad en Ofra. Todos los israelitas iban allí a venderse; eso fue una trampa para Gedeón y su familia.
28 En cuanto a los madianitas, quedaron en adelante sometidos a los israelitas y no volvieron a levantar cabeza. El país estuvo en paz cuarenta años, el tiempo que vivió Gedeón. 29 Jerubaal, hijo de Joás, regresó a su casa y residió en ella.
30 Gedeón tuvo setenta hijos, todos engendrados por él pues tuvo muchas mujeres. 31 En Siquem tenía una concubina que también le dio un hijo, al que llamó Abimelec. 32 Gedeón, hijo de Joás, murió en una feliz ancianidad. Lo enterraron en la tumba de su padre Joás, en Ofra, en el territorio de Abiezer.
33 Después de la muerte de Gedeón, los israelitas volvieron a prostituirse siguiendo a los Baales: se dieron como dios a Baal-Berit. 34 Así fue como los israelitas se olvidaron de Yavé su Dios, el que los había librado de todos sus enemigos vecinos. 35 Ya no reconocieron más a la familia de Jerubaal-Gedeón todo lo bueno que había hecho por Israel.
« Anterior | Siguiente »