Jueces

2
1 El ángel de Yavé subió de Guilgal a Boquim. «Los he hecho subir de Egipto, dijo, y los he traído a este país que prometí con juramento a sus padres. Yo había dicho: No romperé nunca mi alianza con ustedes,
Éx 23,32
Dt 7,2
Referencias versículo 22 y por su parte ustedes no harán alianza con los habitantes de este país sino que derribarán sus altares. Pero ustedes no me han hecho caso. ¿Qué es lo que han hecho?
Éx 34,12
Referencias versículo 33 Pues bien, esto he decidido yo: ¡No expulsaré a esa gente delante de ustedes! Estarán continuamente a su lado y sus dioses serán para ustedes una trampa». 4 Cuando el ángel de Yavé hubo hablado así a todo Israel, el pueblo lanzó alaridos y se puso a llorar. 5 Por eso llamaron a aquel lugar Boquim y ofrecieron allí sacrificios a Yavé.
6 Cuando Josué había despedido al pueblo, los israelitas habían vuelto cada uno a su parte de herencia, procurando conquistar el país.
Jos 24,31
Referencias versículo 77 El pueblo sirvió a Yavé durante toda la vida de Josué y durante toda la vida de los ancianos que le sucedieron, pues habían visto los prodigios que había realizado Yavé en favor de Israel. 8 Al morir Josué hijo de Nun, servidor de Yavé, a la edad de ciento diez años, 9 lo enterraron en el territorio que había recibido como herencia en Timnat-Herés, en la montaña de Efraín, al norte del monte Gaas. 10 Cuando esa generación a su vez fue a reunirse con sus padres, le siguió otra generación que no conocía a Yavé ni sabía lo que éste había hecho por Israel.
La moral del libro
11 Los israelitas hicieron lo que es malo a los ojos de Yavé y sirvieron a los Baales. 12 Abandonaron a Yavé, al Dios de sus padres que los había sacado del país de Egipto y siguieron a otros dioses. Se postraron ante los dioses de los pueblos que los rodeaban, y atrajeron sobre ellos la cólera de Yavé. 13 En cuanto abandonaron a Yavé para servir a los Baales y a las Astartés, estalló la cólera de Yavé contra Israel. 14 Los entregó en manos de salteadores que los despojaron, los vendió a sus enemigos de todo el contorno: ya no oponían más resistencia a sus enemigos. 15 Cada vez que iban a la guerra, la mano de Yavé se alzaba en su contra para su desgracia, tal como Yavé se lo había dicho y jurado: estaban en una situación desastrosa.
16 Entonces Yavé les dio jueces que los salvaron de las manos de los que los asaltaban.
Dt 31,16
Os 1,2
Referencias versículo 1717 Pero tampoco escucharon a sus jueces. Se prostituyeron siguiendo a otros dioses y se postraron ante ellos. Bien pronto se apartaron del camino por donde habían andado sus padres cuando éstos hacían caso a los mandamientos de Yavé. Ellos, en cambio, hicieron todo lo contrario.
18 Cuando Yavé les envió jueces, Yavé estaba con el juez, y durante toda la vida del juez los libraba de las manos de sus enemigos. Pues Yavé tenía piedad de ellos cuando escuchaba sus lamentos bajo la opresión y la persecución. 19 Pero apenas moría el juez, volvían a hacer el mal, peor que sus padres. Seguían tras otros dioses, los servían y se postraban ante ellos. No que rían renunciar a sus malas acciones y se empecinaban en su camino.
20 Estalló pues la cólera de Yavé contra Israel y declaró: «Ya que esta nación violó mi alianza que había hecho con sus padres y ya que no me escuchan, 21 yo tampoco expulsaré delante de ellos ni al más insignificante de los pueblos que Josué dejó al morir. 22 De este modo probaré a Israel: tal vez así quieran seguir los caminos de Yavé, tal como lo hicieron sus padres».
23 Yavé dejó pues en paz a esas naciones que no había puesto en manos de Josué y no se apresuró en expulsarlas.
« Anterior | Siguiente »