Primera Carta de Pedro

Consejos varios
5
1 Ahora me dirijo a sus Ancianos, dado que yo también soy anciano, y testigo de los sufrimientos de Cristo, y espero ser partícipe de la gloria que ha de manifestarse.
2Tim 3,8
Referencias versículo 22 Apacienten el rebaño de Dios cada cual en su lugar; cuídenlo no de mala gana, sino con gusto, a la manera de Dios; no piensen en ganancias, sino háganlo con entrega generosa;
1Cor 4,16
Referencias versículo 33 no actúen como si pudieran disponer de los que están a su cargo, sino más bien traten de ser un modelo para su rebaño. 4 Así, cuando aparezca el Pastor supremo, recibirán en la Gloria una corona que no se marchita.
Jn 2,12
Pro 3,34
Referencias versículo 55 También ustedes, los más jóvenes, sean sumisos a la autoridad de los Ancianos. Revístanse de humildad unos para con los otros, porque Dios resiste a los orgullosos, pero da su gracia a los humildes.
6 Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que, llegado el momento, él los levante.
Sal 55,23
Mt 6,25
Referencias versículo 77 Depositen en él todas sus preocupaciones, pues él cuida de ustedes.
Ef 6,19
Referencias versículo 88 Sean sobrios y estén vigilantes, porque su enemigo, el diablo, ronda como león rugiente buscando a quién devorar. 9 Resístanle firmes en la fe, sabiendo que nuestros hermanos en este mundo se enfrentan con sufrimientos semejantes.
Rom 8,18
2Cor 4,17
1Tes 2,12
Referencias versículo 1010 Dios, de quien procede toda gracia, los ha llamado en Cristo para que compartan su gloria eterna, y ahora deja que sufran por un tiempo con el fin de amoldarlos, afirmarlos, hacerlos fuertes e inconmovibles. 11 Gloria a él por los siglos de los siglos. Amén.
He 15,22
Referencias versículo 1212 He recurrido a Silvano, nuestro hermano, para escribirles estas breves líneas, pues lo considero digno de toda confianza. Quise animarlos y recalcar que esto es gracia de Dios: estén firmes.
Ap 17,8
Referencias versículo 1313 Los saluda la comunidad que Dios ha congregado en Babilonia, también los saluda mi hijo Marcos. 14 Salúdense unos a otros con el beso fraterno.
14 Paz a todos ustedes, que están en Cristo.
« Anterior | Siguiente »

Siguiente Libro: Segunda Carta de Pedro
»