Carta a los Hebreos

6
1 Con todo, dejemos las primeras enseñanzas sobre Cristo y pasemos a cosas más avanzadas. No vamos a echar una vez más las bases, es decir, el arrepentimiento de las obras de muerte, la fe en Dios, 2 la doctrina referente a los bautismos, la imposición de las manos, la resurrección de los muertos y el juicio definitivo. 3 Haremos, pues, como dijimos, si Dios nos lo permite.
1Pe 2,3
Referencias versículo 44 De todas maneras, es imposible renovar a los que ya fueron iluminados, que probaron el don sobrenatural y recibieron el Espíritu Santo,
Heb 10,26
Heb 12,25
1Jn 5,16
Referencias versículo 55 y saborearon la maravillosa palabra de Dios con una experiencia del mundo futuro. 6 Si a pesar de todo esto recayeron, es imposible renovarlos por la penitencia cuando vuelven a crucificar por su cuenta al Hijo de Dios y se burlan de él. 7 Si una tierra absorbe las lluvias que la riegan a su debido tiempo y produce pasto provechoso para quienes la cultivan, recibe la bendición de Dios; 8 pero la que produce zarzas y espinas pierde su valor; un poco más y la maldicen, y terminarán por prenderle fuego.
Sigamos firmes en nuestra esperanza
9 Ustedes se encuentran en una situación mejor y tienen salvación; lo creemos, amadísimos, aun cuando hablemos de este modo. 10 Dios no es injusto y no olvida lo que han hecho y cómo han ayudado y todavía ayudan a los santos por amor de su Nombre. 11 Solamente deseamos que cada uno demuestre hasta el fin el mismo interés por alcanzar lo que han esperado. 12 No se vuelvan flojos, sino más bien imiten a aquellos que por su fe y constancia consiguieron al fin lo prometido.
13 Tomen el ejemplo de Abrahán. Dios le hizo una promesa que confirmó con juramento y, como no había nadie más grande que Dios por quien jurar, juró invocando su propio Nombre:
Gén 22,17
Referencias versículo 1414 Te colmaré de bendiciones y te multiplicaré sin medida.
Rom 4,20
Referencias versículo 1515 Y, perseverando, Abrahán vio realizarse las promesas de Dios.
16 Los hombres juran por alguien mayor que ellos, y cuando algo es dudoso, el juramento pone fin a la discusión. 17 Por eso Dios también confirmó su promesa con un juramento, para demostrar a sus destinatarios que nunca cambiaría su decisión.
Núm 23,19
Referencias versículo 1818 Tenemos, pues, promesa y juramento, dos realidades irrevocables en las que Dios no puede mentir y que nos dan plena seguridad cuando buscamos refugio aferrándonos a nuestra esperanza.
Heb 10,20
Lev 16,2
Mt 27,51
Referencias versículo 1919 Esta es nuestra ancla espiritual, segura y firme, que se fijó más allá de la cortina del Templo, en el santuario mismo. 20 Allí entró Jesús para abrirnos el camino, hecho sumo sacerdote para siempre a semejanza de Melquisedec.
« Anterior | Siguiente »