Carta a los Hebreos

1
1 En diversas ocasiones y bajo diferentes formas Dios habló a nuestros padres por medio de los profetas,
Gál 4,4
Jn 1,3
Col 1,16
Referencias versículo 22 hasta que en estos días, que son los últimos, nos habló a nosotros por medio del Hijo, a quien hizo destinatario de todo, ya que por él dispuso las edades del mundo.
2Cor 4,4
Col 1,17
Sap 8,1
Mc 16,19
He 2,33
Referencias versículo 33 El es el resplandor de la Gloria de Dios y la impronta de su ser.
2Cor 4,4
Col 1,17
Sap 8,1
Mc 16,19
He 2,33
Referencias versículo 33 El, cuya palabra poderosa mantiene el universo, también es el que purificó al mundo de sus pecados, y luego se sentó en los cielos, a la derecha del Dios de majestad.
4 Ahora, pues, él está tanto más por encima de los ángeles cuanto más excelente es el Nombre que recibió.
Sal 2,7
Referencias versículo 55 En efecto, ¿a qué ángel le dijo Dios jamás: Tú eres mi Hijo, yo te he dado la vida hoy? ¿Y de qué ángel dijo Dios: Yo seré para él un Padre y él será para mí un Hijo?
2Sam 7,14
Sal 97,7
Referencias versículo 66 Al introducir al Primogénito en el mundo, dice: Que lo adoren todos los ángeles de Dios.
Sal 104,4
Referencias versículo 77 Tratándose de los ángeles, encontramos palabras como éstas: Dios envía a sus ángeles como espíritus, a sus servidores como llamas ardientes.
Sal 46,7
Referencias versículo 88 Al Hijo, en cambio, se le dice: Tu trono, oh Dios, permanece por siglos y siglos, y tu gobierno es gobierno de justicia. 9 Amas la justicia y aborreces la maldad; por eso, oh Dios, tu Dios te consagró con óleo de alegría, con preferencia a tus compañeros.
Sal 102,26
Referencias versículo 1010 Y también leemos: Tú, Señor, en el principio pusiste la tierra sobre sus bases, y los cielos son obra de tus manos. 11 Ellos desaparecerán, pero tú permaneces. Serán para ti como un vestido viejo; 12 los doblarás como una capa, y los cambiarás. Pero tú eres siempre el mismo y tus años no terminarán jamás.
Sal 110,1
He 2,33
Referencias versículo 1313 A ninguno de sus ángeles dijo Dios: Siéntate a mi derecha hasta que ponga a tus enemigos como tarima de tus pies.
Mt 4,11
Mt 18,10
Referencias versículo 1414 Pues, ¿no son todos ellos espíritus de servicio? Y reciben una misión para bien de los que recibirán la salvación.
« Anterior | Siguiente »

« Libro anterior: Carta a Tito