Sirácides

28
1 El que se venga experimentará la venganza del Señor: él le tomará rigurosa cuenta de todos sus pecados.
Mt 5,23
Mt 6,12
Referencias versículo 22 Perdona a tu prójimo el daño que te ha hecho, así cuando tú lo pidas, te serán perdonados tus pecados.
3 ¡Cómo! ¿Un hombre guarda rencor a otro hombre y le pide a Dios que lo sane?
Mt 18,23
Referencias versículo 44 No tiene misericordia con otro hombre, su semejante, y ¿suplica por sus propios pecados? 5 Si él, débil y pecador, guarda rencor, ¿quién le conseguirá el perdón?
6 Acuérdate de tu fin y déjate de odiar; piensa en la muerte, en la descomposición, y observa los mandamientos.
Lev 19,17
Éx 23,4
Referencias versículo 77 Acuérdate de los mandamientos y no tengas rencor a tu prójimo; piensa en la alianza del Altísimo, y olvida la ofensa.
8 Mantente alejado de las peleas y cometerás menos pecados, porque el hombre colérico enciende las peleas. 9 El pecador siembra la perturbación entre los amigos, y hace cundir las desavenencias entre los que viven en paz.
10 El calor del fuego depende del combustible, la pelea aumenta según las pasiones: mientras más poderoso es un hombre más se enoja; mientras más rico más monta en cólera.
11 Una discusión imprevista enciende la mecha, una pelea repentina hace correr sangre. 12 Sopla una llamita, y el fuego arde; escúpele y se apaga: ¡ambas dependen de tu boca!
Stgo 3,1
Referencias versículo 1313 Maldito el calumniador y su manera doble de hablar: ha contribuido a que perezcan muchas personas que vivían en paz. 14 Las insinuaciones de terceras personas los demolieron hasta dispersarlos en una y otra nación; destruyeron además ciudades poderosas y derribaron grandes familias. 15 La calumnia hizo que se repudiara a valientes mujeres y las privó del fruto de sus trabajos. 16 El que le presta atención no tendrá más reposo, ni vivirá más en paz.
17 Un latigazo deja una herida, una lengua suelta rompe los huesos. 18 Muchos cayeron por la espada, pero más numerosos aún son las víctimas de la lengua. 19 Feliz el hombre que ha permanecido fuera de su alcance y no conoció su furor, que no soportó su yugo ni arrastró sus cadenas; 20 porque su yugo es un yugo de hierro, y sus cadenas, cadenas de bronce.
21 La lengua produce una muerte miserable; ¡más vale descender a la morada de abajo! 22 Pero ella no vencerá a los fieles; su llama no los quemará. 23 A los que abandonan al Señor, a ésos sí que los atrapará. Arderá en ellos sin extinguirse jamás, se arrojará sobre ellos como un león, y los desgarrará como una pantera.
24 Tú rodeas tu campo con una cerca de espinas, y pones bajo llave tu plata y tu oro; 25 para tus palabras necesitas una balanza y pesas. Colócale a tu boca puerta y candado, 26 no sea que te haga tropezar y caigas ante tu contrario.
« Anterior | Siguiente »