Joel

2
Am 5,18
Referencias versículo 11 ¡Toquen la trompeta en Sión! Den la alarma en mi monte santo. ¡Tiemblen todos los habitantes del país, porque está cerca el día de Yavé: ¡Ahí viene!
Sof 1,15
Referencias versículo 22 ¡Día de tinieblas y de oscuridad, día de nubes y de espesa niebla! Ahí viene un pueblo numeroso y fuerte, como jamás hubo otro ni lo habrá después de él, avanza y se extiende como una sombra sobre los cerros.
3 El fuego devora delante de él, detrás de él la llama abrasa. Delante de él, un jardín de delicias; detrás de él queda un desierto. No hay nada que se pueda salvar.
Ap 9,7
Ap 9,9
Referencias versículo 44 Son semejantes a poderosos caballos y se lanzan como caballerías, saltando por los cerros. 5 Es como el estruendo de carros, como el sonido de la llama de fuego que devora la paja seca. Son como un ejército poderoso en orden de batalla.
6 Ante él se estremecen los pueblos, todos los rostros palidecen.
7 Corren como valientes, como asaltantes suben las murallas; cada uno va delante sin equivocarse de camino.
8 Nadie tropieza con su vecino, cada cual va por su camino. Atacan en medio de las flechas, sin romper las filas.
9 Se arrojan sobre la ciudad, corren sobre la muralla, suben hasta las casas, y por las ventanas entran como ladrones.
10 ¡Al verlos tiembla la tierra, se estremecen los cielos, el sol y la luna se oscurecen y las estrellas pierden su brillo!
Mal 3,23
Mal 3,2
Ap 6,17
Referencias versículo 1111 Yavé hace oír su trueno, al frente de su ejército: numerosos son sus soldados, poderosos los que cumplen sus órdenes. Porque grande y temible es el día de Yavé. ¿Quién podrá soportarlo?
Vuelvan a mí con llantos
Dt 4,29
Referencias versículo 1212 Dice Yavé: «Vuelvan a mí con todo corazón, con ayuno, con llantos y con lamentos.»
Am 5,21
Éx 34,6
Referencias versículo 1313 Rasguen su corazón, y no sus vestidos, y vuelvan a Yavé su Dios, porque él es bondadoso y compasivo; le cuesta enojarse, y grande es su misericordia; envía la desgracia, pero luego perdona.
Am 5,14
Jon 3,9
Referencias versículo 1414 ¡Quién sabe si volverá atrás y nos perdonará y hará producir de nuevo a nuestros campos, de los cuales sacaremos las ofrendas para Yavé!
15 Toquen la trompeta en Sión, promulguen un ayuno sagrado y llamen a concejo.
16 Congreguen al pueblo, reúnan a los ancianos y que todos se purifiquen. Traigan también a los pequeños y a los niños de pecho, y que los recién casados dejen su cama.
1Mac 7,36
Sal 42,4
Miq 7,10
Referencias versículo 1717 En el patio del santuario lloren los sacerdotes ministros de Yavé y digan: «¡Yavé, perdona a tu pueblo, y no lo entregues al desprecio y a la burla de las naciones! ¿Acaso permitirás que los paganos digan: dónde está su Dios?»
Dt 4,24
Referencias versículo 1818 Yavé se mostró lleno de celo por su tierra y tuvo piedad de su pueblo.
19 Entonces Yavé respondió y dijo a su pueblo: «Miren que les envío trigo, vino y aceite, de suerte que puedan saciarse, y no los expondré más a los insultos de las naciones.
20 Al que viene del norte se lo quitaré de encima y lo arrojaré a una tierra árida y desierta, su vanguardia hacia el mar oriental, su retaguardia hacia el mar occidental, y subirá su pestilencia y hediondez, porque yo obro maravillas.»
21 No temas, tierra; alégrate y regocíjate, porque Yavé obra grandes cosas.
22 No teman, animales del campo, porque los prados del desierto han reverdecido, los árboles han dado su fruto, la higuera y la vid, sus riquezas.
23 Y ustedes, hijos de Sión, alégrense en Yavé, su Dios, porque él les da la lluvia de otoño para la fertilidad y hace caer agua en otoño y primavera como antes. 24 Las eras se llenarán de trigo puro, los lagares desbordarán de vino y aceite virgen.
25 Yo los compensaré por los años que les devoró la langosta y el pulgón, el grillo y la oruga, mi gran ejército, que contra ustedes había mandado.
26 Comerán y se saciarán, alabarán el Nombre de su Dios, que ha obrado con ustedes de modo maravilloso, mi pueblo no será ya jamás confundido,
Is 42,8
Referencias versículo 2727 y sabrán ustedes que yo estoy en medio de Israel, yo Yavé, su Dios, y no hay otro. Mi pueblo no será ya jamás confundido.
« Anterior | Siguiente »