Éxodo

El Decálogo
20
1 Entonces Dios dijo todas estas palabras:
Éx 34,14
Dt 5,6
Jer 34,13
Miq 2,9
Mc 10,19
Referencias versículo 22 «Yo soy Yavé, tu Dios, el que te sacó de Egipto, país de la esclavitud.
Mt 6,24
Mc 10,18
Mc 12,28
1Jn 5,21
Referencias versículo 33 No tendrás otros dioses fuera de mí.
Sal 81,10
Lev 19,4
Lev 26,1
Dt 4,15
Dt 27,15
Referencias versículo 44 No te harás estatua ni imagen alguna de lo que hay arriba, en el cielo, abajo, en la tierra, y en las aguas debajo de la tierra. 5 No te postres ante esos dioses, ni les sirvas, porque yo, Yavé, tu Dios, soy un Dios celoso. Yo pido cuentas a hijos, nietos y biznietos por la maldad de sus padres que no me quisieron.
Éx 34,7
Núm 14,18
Dt 7,9
Ez 18,20
Referencias versículo 66 Pero me muestro favorable hasta mil generaciones con los que me aman y observan mis mandamientos.
Lev 19,12
Mt 5,33
Referencias versículo 77 No tomarás en vano el nombre de Yavé, tu Dios, porque Yavé no dejará sin castigo a aquel que toma su nombre en vano.
8 Acuérdate del día del Sábado, para santificarlo. 9 Trabaja seis días, y en ellos haz todas tus faenas.
Éx 23,12
Éx 31,12
Éx 34,21
Núm 15,32
Lc 13,14
Dt 5,12
Referencias versículo 1010 Pero el día séptimo es día de descanso, consagrado a Yavé, tu Dios. Que nadie trabaje: ni tú, ni tus hijos, ni tus hijas, ni tus siervos, ni tus siervas, ni tus animales, ni los forasteros que viven en tu país.
Gén 2,2
Referencias versículo 1111 Pues en seis días Yavé hizo el cielo y la tierra, el mar y cuanto hay en ellos, y el séptimo día descansó. Por eso bendijo el Sábado y lo hizo sagrado.
Mal 1,6
Si 3,1
Mt 15,4
Ef 6,2
Referencias versículo 1212 Respeta a tu padre y a tu madre, para que se prolongue tu vida sobre la tierra que Yavé, tu Dios, te da.
Rom 13,9
Mt 5,21
Stgo 2,11
Referencias versículo 1313 No matarás.
Mt 5,27
Referencias versículo 1414 No cometerás adulterio.
Lev 9,11
Referencias versículo 1515 No robarás.
16 No atestiguarás en falso contra tu prójimo.
Is 5,8
Miq 2,2
Referencias versículo 1717 No codiciarás la casa de tu prójimo. No codiciarás su mujer, ni sus servidores, su buey o su burro. No codiciarás nada de lo que le pertenece.»
18 Mientras tanto, todo el pueblo estaba mirando: todo era truenos, relámpagos y sonido de trompeta en el cerro que humeaba. Al verlo el pueblo temblaba de miedo, y se mantenían a distancia.
19 Entonces dijeron a Moisés: «Habla tú con nosotros, que te escucharemos; pero que no hable Dios, no sea que muramos.»
Dt 8,2
Referencias versículo 2020 Moisés les respondió: «No teman, pues Dios ha venido para probarlos; él quiere que su temor permanezca en ustedes y así no pequen.»
Éx 19,9
Sal 18,10
Referencias versículo 2121 El pueblo, pues, se mantuvo a distancia mientras Moisés se acercaba a la densa nube donde estaba Dios.
El código de la Alianza
22 Yavé habló a Moisés: «Esto dirás a los hijos de Israel: ya han visto cómo yo les he hablado desde el cielo. 23 No pondrán junto a mí dioses de plata ni de oro.
24 A mí me harás un altar de tierra y sobre él ofrecerás tus sacrificios de comunión, tus ovejas y vacas; vendré a ti y te bendeciré en todo lugar en que yo haya revelado mi Nombre.
25 Si me haces un altar de piedra, no serán piedras labradas, porque al trabajarlas con el hierro quedarían profanadas.
Jos 8,31
Referencias versículo 2626 Tampoco subirás por gradas a mi altar, para que no se descubra tu desnudez.
« Anterior | Siguiente »