Primer Libro de los Reyes

Elías huye al desierto. Encuentra a Dios en el Horeb
19
1Re 18,40
Referencias versículo 11 Ajab contó a Jezabel todo lo que había hecho Elías y cómo había dado muerte a cuchillo a todos los profetas. 2 Jezabel mandó a decir a Elías: «Que los dioses me maldigan una y otra vez si mañana, a la misma hora, no he acabado contigo como tú lo hiciste con ellos». 3 Elías tuvo miedo y huyó para salvar su vida.
3 Llegó a Berseba en el territorio de Judá y allí dejó a su sirviente. 4 Se adentró en el desierto durante todo un día de camino, luego fue a sentarse bajo un retamo y pidió la muerte: «Basta, dijo. Yavé, toma mi vida, porque ya no valgo más que mis padres». 5 Se acostó y se quedó dormido.
5 Un ángel tocó a Elías y le dijo: «Levántate y come». 6 Miró y vio que había allí cerca de él una tortilla cocida sobre piedras y un cántaro de agua. Comió, bebió y se volvió a acostar.
7 Por segunda vez el ángel de Yavé se le acercó, lo tocó y le dijo: «Levántate y come, porque el camino es demasiado largo para ti».
Éx 24,18
Núm 14,33
Referencias versículo 88 Comió y bebió. Confortado con ese alimento, caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta llegar al cerro de Dios, el Horeb.
Éx 33,21
Referencias versículo 99 Allí se dirigió hacia la caverna y pasó la noche en ese lugar.
Éx 33,21
Referencias versículo 99 He aquí que le fue dirigida la palabra de Dios: «¿Elías, qué haces aquí?»
10 Respondió: «Ardo de indignación por Yavé Sabaot, porque los hijos de Israel te han abandonado. Han derribado tus altares, dado muerte a cuchillo a tus profetas; sólo he quedado yo y tratan de matarme». 11 Yavé le respondió: «Sal fuera y quédate en el monte delante de Yavé».
11 Y Yavé pasa. Un viento fuerte y violento pasa delante de Yavé, hiende los montes y parte las rocas, pero Yavé no está en el viento. Después del viento viene un terremoto, pero Yavé no está en el terremoto.
Gén 3,8
Referencias versículo 1212 Después del terremoto, un fuego, pero Yavé no está en el fuego.
Gén 3,8
Referencias versículo 1212 Después del fuego, se sintió el murmullo de una suave brisa.
Éx 33,20
Is 6,5
Referencias versículo 1313 Cuando Elías la oyó, se cubrió el rostro con el manto, salió y se mantuvo a la entrada de la caverna. Entonces se oyó una voz: «¿Elías, qué haces aquí?»
Rom 11,3
Referencias versículo 1414 Respondió: «Ardo de indignación por Yavé Sabaot, porque los hijos de Israel te han abandonado. Han derribado tus altares, dado muerte a cuchillo a tus profetas; sólo he quedado yo y tratan de matarme».
2Re 8,7
Referencias versículo 1515 Yavé le dijo: «Vuélvete por el mismo camino y anda hasta el desierto de Damasco. Cuando hayas llegado allá consagrarás como rey de Aram a Jazael,
2Re 9,1
Referencias versículo 1616 consagrarás a Jehú, hijo de Nimsi, como rey de Israel, y consagrarás a Eliseo, hijo de Safat, de Abel-Mejolá, como profeta en vez de ti.
17 Al que escape a la espada de Jazael, lo hará morir Jehú. Al que escape a la espada de Jehú, lo hará morir Eliseo. 18 Pero dejaré con vida a siete mil hombres en Israel, que son todos aquellos cuyas rodillas no se doblaron delante de Baal y cuya boca no le dio un beso».
2Re 2,13
Lc 9,62
Referencias versículo 1919 Partió de allí Elías y encontró a Eliseo, hijo de Safat, quien estaba arando; tenía doce medias hectá reas de tierra para arar y estaba en la duodécima. Elías se le acercó y le tiró encima su manto. 20 Inmediatamente, dejando sus bueyes, Eliseo corrió tras Elías: «Permíteme, le dijo, que vaya a abrazar a mi padre y te seguiré». Pero Elías le respondió: «¡Puedes volverte, era algo sin importancia!»
21 Eliseo se alejó pero para tomar la yunta de bueyes y sacrificarlos; asó su carne con el yugo y se la sirvió a su gente, luego se levantó, salió tras Elías y entró a su servicio.
« Anterior | Siguiente »