Génesis

30
1 Raquel, viendo que no daba hijos a Jacob, se puso celosa de su hermana y dijo a Jacob: «Dame hijos, porque si no, me muero.»
1Sam 1,6
Referencias versículo 22 Entonces Jacob se enojó con Raquel y le dijo: «Si Dios te ha negado los hijos, ¿qué puedo hacer yo?» 3 Ella le contestó: «Aquí tienes a mi esclava Bilá. Únete a ella y que dé a luz sobre mis rodillas. Así tendré yo también un hijo por medio de ella.» 4 Le dio, pues, a su esclava Bilá, y Jacob se unió a ella. 5 Bilá quedó embarazada, y dio a Jacob un hijo. 6 Entonces Raquel dijo: «Dios me ha hecho justicia, pues ha oído mi voz y me ha dado un hijo.» Por eso le puso por nombre Dan. 7 Otra vez concibió Bilá, la esclava de Raquel, y dio a Jacob un segundo hijo. 8 Raquel comentó: «Una competición divina: he competido con mi hermana y la he podido.» Por eso lo llamó Neftalí.
9 Viendo Lía que ya no tendría hijos, tomó a su sierva Zelfa y se la dio por mujer a Jacob. 10 Y Zelfa, esclava de Lía, dio un hijo a Jacob. 11 Lía exclamó: «¡Qué suerte!», y le puso por nombre Gad. 12 Zelfa, la sierva de Lía, dio un segundo hijo a Jacob,
Pro 31,28
Lc 1,25
Referencias versículo 1313 y dijo Lía: «¡Qué felicidad! Las mujeres me felicitarán.» Y le llamó Aser.
14 En el tiempo de la siega del trigo, salió Rubén y encontró unas mandragoras silvestres en el campo; y se las llevó a su madre Lía. Las vio Raquel y dijo a Lía: «Por favor, dame alguna de esas mandragoras silvestres que ha traído tu hijo.»
Cant 7,12
Referencias versículo 1515 Le respondió Lía: «¿No te basta con haberme quitado el marido, que ahora quieres llevarte también las mandragoras de mi hijo?» Raquel le dijo: «Muy bien, que duerma contigo esta noche, a cambio de las mandragoras de tu hijo.»
16 Cuando por la tarde llegaba Jacob del campo, Lía salió a su encuentro y le dijo: «Acuéstate conmigo, pues he pagado por ti con las mandragoras de mi hijo.» 17 Aquella noche, pues, durmió Jacob con ella. Dios escuchó las oraciones de Lía, la que concibió y le dio a Jacob el quinto hijo. 18 Dijo Lía: «Dios me ha premiado por haber entregado mi sierva a mi marido.» Le puso por nombre Isacar.
19 De nuevo Lía quedó embarazada, y dio a Jacob el sexto hijo. 20 Y dijo: «Me ha hecho Dios un buen regalo: mi marido dormirá conmigo pues le he dado seis hijos.» Y le llamó Zabulón. 21 Después dio a luz a una niña, y le puso el nombre de Dina.
22 Entonces Dios se acordó de Raquel, oyó sus ruegos y le concedió ser fecunda. 23 Concibió y dio a luz un hijo, y exclamó: «Dios me ha quitado de encima la vergüenza.» 24 Y le puso por nombre José, pues decía: «¡Ojalá Yavé me dé otro hijo!»
Otras leyendas
25 Después de que Raquel hubo dado a luz a José, Jacob dijo a Labán: «Déjame regresar a mi patria y mi tierra. 26 Dame mis esposas y mis hijos, por quienes te he servido, y déjame partir, pues bien sabes con qué fidelidad te he servido.» 27 Labán le contestó: «Hazme un favor. El cielo me hizo ver que Yavé me bendecía gracias a ti.» 28 Y agregó: «Dime cuánto te debo y te lo pagaré.» 29 Jacob respondió: «Tú sabes cómo te he servido, y cómo le fue a tu rebaño conmigo. 30 Poco era lo que tenías antes de que yo llegara aquí; pero después creció enormemente y Yavé te ha bendecido. ¿Cuándo, pues, podré trabajar para mi propia casa?» 31 Dijo Labán: «¿Qué te puedo dar?»
31 Jacob respondió: «No me des nada, pero si haces por mí lo que voy a pedirte, seguiré cuidando tus rebaños. 32 Hoy voy a revisar tus rebaños y pondré aparte todos los corderos negros, y también todos los cabritos manchados y rayados, y éste será mi salario. 33 Comprobarás mi honradez el día de mañana cuando quieras verificar personalmente lo que me llevo. Todo lo que no sea manchado o rayado entre las cabras, ni negro entre los corderos, será considerado como un robo de mi parte.» 34 Dijo Labán: «Está bien, sea como tú dices.»
35 Ese mismo día Labán puso aparte todos los cabritos rayados o con manchas, y a cuanto cordero había con color negro, y se los dio a sus hijos, 36 y los mandó lejos de Jacob, a una distancia de tres días. Y Jacob se quedó cuidando el resto del rebaño de Labán.
37 Jacob se buscó entonces unas ramas verdes de chopo, almendro y plátano. Peló la corteza de las ramas haciendo franjas que dejaban al descubierto el blanco de la madera. 38 Después las colocó ante las pilas y abrevaderos, justo delante de esas que al beber entraban en celo. 39 Y las que se apareaban frente a las varas parían después crías rayadas, moteadas y manchadas. 40 Entonces Jacob separaba los corderos. (En una palabra, hacía que las ovejas del rebaño de Labán miraran todo lo que tenía rayas o era negro.) Así se formó rebaños que le pertenecían y que apartaba de los de Labán. 41 Cada vez que entraban en celo las ovejas más robustas, Jacob volvía a poner en las pilas y abrevaderos las varas, a la vista de las ovejas, para que se apa rearan ante ellas. 42 Pero si las ovejas eran débiles, no ponía las varas. Así las débiles quedaban para Labán, y las robustas eran para Jacob. 43 Y el hombre se hizo muy rico, pues tenía grandes rebaños, muchos servidores y sirvientas, camellos y burros.
« Anterior | Siguiente »